Oro

Milena Cerpa y Edgardo Negrete

El día que tomamos la decisión de ser parte de este gran equipo, Social Economic Networkers, y emprender esta oportunidad, nuestras vidas comenzaron un nuevo rumbo. Después de 20 años de ser empleados en el mundo corporativo, sin darnos cuenta, nos convertimos en máquinas de producir buenos ingresos, pero nuestros hijos estaban creciendo sin el tiempo de sus padres. Nos enfrentamos con la realidad que no todo dura para siempre cuando nos despidieron casi al mismo tiempo. Fue muy difícil, quedar con cero ingresos, muchas deudas y un matrimonio deteriorado.

En ese momento llegó la oportunidad. Vimos un punto de esperanza y sentimos el deseo ardiente en nuestro corazón de arrancar. Nos impactó muchísimo los grandes beneficios que encontramos como a través de esta gran industria podíamos ganar regalías para nunca más tener que preocuparnos por dinero, ni por tiempo. A medida que nos sumergimos en el sistema educativo y nos conectamos con el equipo, comenzamos a experimentar un crecimiento de adentro hacia afuera cambiando de mentalidad. Rápidamente comprendimos que el secreto de construir una red sólida, estable y productiva es ayudar a las personas, así como nosotros estábamos siendo ayudados. Sin darnos cuenta y de manera natural comenzamos a crecer como esposos, padres, hijos, hermanos y empresarios. El poder viajar al mundo y ser libres es excelente y nos lo hemos disfrutado muchísimo, pero el poder recuperar nuestra familia, ser padres de tiempo completo y ser instrumento para ayudar a millones y millones de familias es lo que nos mantiene con la gran expectativa de seguir avanzando y creciendo en esta maravillosa oportunidad.